MODELO DE UNA COMUNIDAD RESIDENCIAL

 

MODELO DE UNA COMUNIDAD RESIDENCIAL

DESCRIPCIÓN DEL SISTEMA

Considere un área geográfica en la que pudiera existir una gran comunidad de retiro o quizás un pueblo para vacacionar. Además de una atractiva localización, clima y facilidades recreacionales, la disponibilidad de hospedaje es el determinante primario de crecimiento de la población en la comunidad. En la medida en que la oferta de hospedaje iguale los niveles de hospedaje deseados, los cuales son regulados por la población, la gente migrará hacia el área. Las cualidades tan atractivas de la zona atraen a la gente a una tasa normal del 14.5% anual de la población residente. Así mismo la comunidad es abandonada a una tasa normal del 2% anual por diversos motivos personales. Existe una situación de abundante alojamiento. Este exceso ocasiona una baja en las ganancias así como una disminución en los precios de los alquileres, en consecuencia hay muchas alternativas para seleccionar alojamiento, lo cual obliga a los desarrolladores del lugar a realizar una efectiva promoción del área. Ahora, cuando la situación con respecto al hospedaje se pone difícil, ocurre lo contrario. Las perspectivas de migración constituyen un impedimento para la movilización hacia el área. No es posible encontrar alojamiento adecuado, los residentes abandonan a una tasa acelerada. Las perspectivas de migración perciben cambios con 5 años de retraso. Además del flujo de migración dentro y fuera del área, la población experimenta una tasa de muerte neta anual de 2.5% debido al gran número de personas de avanzada edad que habitan el lugar.

La industria de la construcción responde tanto a la disponibilidad de hospedaje como a la disponibilidad de tierras dentro del área. Las nuevas construcciones continúan en la misma proporción en que hayan tierras disponibles. La tasa de construcción se mantiene al 12% anual con respecto a las construcciones ya existentes, justo lo requerido para satisfacer el crecimiento normal de la población. En cuanto se dé un exceso en los alojamientos existentes, los constructores dejarán de construir. Si ocurre lo contrario, la tasa de construcción se incrementará para satisfacer la demanda. Por supuesto la construcción cesará cuando las zonas disponibles para desarrollos residenciales se agoten. Debido a que el tiempo promedio de vida de cada unidad de alojamiento es de 50 años, la tasa de demolición anual es igual al 2%.

Volver al Principio

Volver a la Página Principal